Descubriendo el color como gran arma pictórica

            Polina Balakina, residente en Girona, es una joven pintrora rusa que, animada por su gran entusiasmo por el arte, realiza ahora su primera exposición. Busca su propio camino y se abre, con encendido amor por el Color a diversidad de estilos y temas. La veo en estado puro de artista, que no se niega a nada de las más diversas escuelas porque pretende hacer su propia vía de exigencias. Prueba y acierta en todo lo que nos muestra, ya que se basa en su innata capacidad para expresar sentimientos con el Color. Así se ve en su bodegones con pimpantes hortalizas, en que lo humilde se convierte en afirmación de la vida. Y también en sus originales composiciones florales, donde la existencia crece para luego explicar que se extingue. 
           Creo que hay que fijarse en esta nueva artista. Y hay que pedirle perseverancia en la autoexigencia plástica que se advierte en ella. Ha emprendido una marcha hacia el ideal expresivo en la que debe canalizar sus esfuerzos para no agotarse en las pruebas. Tiene, a mi entender, muchas posibilidades. Está en sus primeras fases y las mismas resultan altamente positivas. Muchas y diversas fuerzas inciden en las trayectorias artísticas, per la que se incia en ella resulta muy prometedora. Más no se puede decir en esta primera salida al encuentro del público. 


Josep M. Cadena. Periodista y critico de arte. Octubre 2013.  Josep Maria Cadena, Wikipedia.

Este sitio web utiliza cookies. Si hay todavía vela consideraremos que usted está de acuerdo con su uso. Más información sobre cookies